En el Limbo (parte II)

22 01 2007

A quien le pueda interesar (¿a nadie?):

Hace un poco más de un año, publiqué un post pésimamente redactado qué planteaba el hecho de que tengo mi historieta congelada desde mediados de 2004 porque me es difícil armar el guión con una estructura fuerte y le echaba la culpa de todo a Aristóteles porque hace tres mil años escribió las bases fundamentales de la teoría clásica del relato.

Hoy, siendo casi las 6 am del 22 de enero de 2007, en mitad de mis vacaciones, puedo afirmar (tambien con una redacción pésima) que estoy en el mismo punto que hace un año, pero por otros motivos. Y no puedo culpar a Aristóteles. Creo que es mi culpa. Pero como este es mi blog, no me voy a echar la culpa a mí, así que voy a culpar a Marcelo Marcote por manipular mi mente por telepatía y meterme ideas raras en la cabeza.

Luego de un año… raro… con algunos giros que parecían sacados de alguna temporada de Alias, y habiendo cursado Guión I en la facultad (donde aprendí cosas que me ayudaron a solucionar casi por completo todos los problemas que tenía con mi historieta en cuanto a estructura) me sentí preparado para afrontar la escritura de la versión definitiva de Historias Espaciales.

Ya tengo una idea de cómo armar la dinámica entre los personajes. Encontré al antagonista (léase “el malo”) perfecto con motivos claramente justificados para su accionar. La idea central me sirve para un número como para setecientos. Incluso sé qué camino va a tomar cada uno de los personajes. El final, con todo lo que implica, es para mí, uno de los mejores finales que un ser humano puede escribir (bueno che, para mí es bueno, déjenme entusiasmarme). O sea, las piezas están en su lugar.

Pero como dije más arriba, tengo ideas raras en la cabeza. Ideas que me están trabando.

Veamos: ¿Está bien que los personajes sufran? La respuesta sería sí, si es necesario para lo que quiero contar. De hecho, está bien que haga lo que quiera, siempre y cuando me sirva para lo que quiero contar y no porque sí (porque si hago las cosas porque sí, a la larga la historia se vuelve aburrida). Pero la pregunta la planteo desde un punto de vista… ¿moral? ¿Es correcto que los personajes sufran? ¿Está bien que porque “me sirve en la historia” haga que el personaje X la pase mal?

Sigo con las preguntas extrañas: ¿Porque veo que mi historia lo requiere, tengo que matar a X personaje? ¿Está bien que tenga que matar a algún personaje?

¿Y si dejo que sean felices y listo?

Esas preguntas conforman una parte de mis preocupaciones actuales, que realmente no entiendo. O sea, me estoy preocupando como si realmente estuvieran vivos. Como si lo que yo escriba, o no, sucediera realmente en algún lugar de este universo (u otro). Por ejemplo, uno de los ejes principales es una historia de amor donde los dos involucrados sufren de manera terrible. Y cuando terminé de idear todo, y aún sabiendo cómo iba a terminar todo… me sentí mal. Sentí culpa por lo que tramé.

La otra parte de mis preocupaciones actuales no involucra al “interior” de la historia sino al “exterior”.

¿Tiene que ser una historia pesimista?

¿Está bien que haga que una persona, que seguramente tiene sus propios problemas, lea una historia que deja, en una primera leída, un sabor amargo (amaguísimo, tal vez)?

¿No tendría que dar esperanzas de que todo puede mejorar, desde el principio hasta el final?

El que haya leído todo esto tal vez piense que mi problema se soluciona si me internan en un psiquiátrico, y en parte puede ser así. En definitiva, se trata de una historieta. Ni más, ni menos.

Yo sé que los personajes que diseño no son reales, yo sé que todo forma parte de un relato de ficción que en definitiva lo único que pretende es… entretener (y hacer reflexionar, al menos un poquito). Sin embargo, muchas veces siento que no es justo que a X personaje le pase tal cosa (aunque haya sido algo buscado por él). Como por ejemplo en la historia de amor que mencioné más arriba (tengo ejemplos mucho más claros, pero no quiero revelar nada de lo que tengo pensado porque…. bah, no sé por qué; pero no quiero).

Ya llegué a un punto en el que estoy escribiendo en piloto automático, y no puedo cerrar como corresponde la idea de este post. Así que, antes de embarrarla más, la corto. Me voy a dormir.

PD: sí sí, lo sé: estoy hecho mierda.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: